LIBERTAD SEXUAL, LIBERTAD PARA AMAR (Podcast Episodio 35)

Libertad sexual, libertad para amar

Libertad sexual podría ser el lema que resume todo mi trabajo profesional como sexólogo. Contribuir a que las personas se sientan más libres sexualmente desde el conocimiento, la información y las actitudes correctas de aceptación y respeto de las diferentes sexualidades y formas de ser y de vivir.

Esta es mi aportación a la fecha del 4 de septiembre, Día Mundial de la Salud Sexual donde se recuerda la existencia y la importancia de los DERECHOS SEXUALES de las personas.

Por mi parte, como sexólogo y profesional de la Salud, que trabajo todos los días por esa salud sexual que se celebra, quería hacer una reflexión sobre todo lo avanzado y también sobre lo que considero queda por lograr en este tema tan importante para nuestra felicidad, nuestra salud y nuestra vida.

No sirve de nada decir que todo el mundo tiene derechos sexuales cuando todavía no se han logrado o sólo están en los papeles y se impide ejercerlos con normalidad en el día a día. Prácticamente todo el mundo defiende los derechos sexuales desde la libertad y el respeto pero luego sigue habiendo agresiones en la calle a homosexuales y transexuales, sigue habiendo violencia sexual dentro de la pareja. Incluso en muchísimos casos las mujeres se siguen forzando a dar placer a su compañero desde una insatisfacción sexual que no acaban de comprender. Esto es algo demasiado frecuente y que requiere que hablemos hoy de ello.

Todos los derechos tienen un parte social y una parte privada y más en una materia como es la sexualidad humana. Si son derechos sociales como el derecho al voto para las mujeres en su tiempo o el derecho a la adopción homosexual por poner dos ejemplos, hay que lucharlos en la calle, en lo social y en lo político. Si son derechos que tocan lo privado y lo personal, como el derecho a disfrutar de la sexualidad en igualdad y sin imposiciones, muchas veces nos encontramos con actitudes sexistas que impiden hacerlos realidad incluso dentro de la misma relación de pareja. Voy a hablar de ello a continuación, de esa parte más personal donde existen todavía muchos miedos, confusión y dolor. Vamos a intentar entender un poco mejor qué nos impide vivir nuestra sexualidad con plenitud en la esfera privada y construir una auténtica libertad sexual.

Antes de profundizar en esto y para las personas que quieren saber más sobre cuáles son los derechos sexuales, deciros que he hablado sobre ello en mi blog en el enlace indicado. Así no me repito y lo complemento hoy con estas reflexiones.

Yo destacaría tres derechos que tocan más lo personal: el derecho a la información, el derecho a la igualdad sexual y el derecho a la anticoncepción que no es más que vivir una sexualidad tranquila sin el miedo a un embarazo que no se desea. Sé que hay muchos otros temas de los que hablar pero los desarrollaré en otro momento.

1.-LIBERTAD SEXUAL, DERECHO A LA INFORMACIÓN SEXUAL CIENTÍFICA

El derecho a la información sexual desprejuiciada y científica junto con  la atención de las necesidades de educación sexual siguen siendo algo reconocido pero que nunca termina de hacerse realidad en las escuelas e institutos. Pero tampoco en las casas en el ámbito familiar. Luego nos encontramos que la gente joven y no tan joven sigue confundiendo vagina con clítoris y nos hacemos un lío con el tema de dar y compartir placer en la pareja. Nadie nos ha hablado de ello y cada cual lo descubre como puede.

Si no hablamos de sexualidad con naturalidad seguimos contribuyendo al tabú del sexo. En España, por poner un ejemplo, todavía somos hijos e hijas, nietos y nietas de unas generaciones que vivieron con extrema represión el sexo y fueron castigadas con el fantasma del pecado y de la culpa con todo lo relacionado con el placer sexual. Y víctimas de un modelo sexual machista que equiparaba sexualidad a penetración y condenaba a las mujeres a no disfrutar desde este modelo obsoleto y reducido. La libertad sexual quedaba arrinconada una vez más.

Desde que en 1975 la OMS (Organización Mundial de la Salud) define el concepto de SALUD SEXUAL queda marcada una frontera bien clara entre las funciones reproductoras por una parte y las placenteras y de comunicación, inherentes a la sexualidad humana, por otra.

Desde entonces, se reconoce que toda persona, desde que nace hasta el último momento de su vida, tiene una dimensión que es su sexualidad y que toca la salud, el placer, su bienestar y calidad de vida. Que la sexualidad es mucho más que una función biológica reproductora que sirve para traer niños y niñas al mundo.

En este sentido la Biología nos dice que SOMOS SEXUADOS, que todo nuestro cuerpo es sexuado y sexual . La piel es el órgano erógeno por excelencia. De hecho recubre todo el cuerpo y tiene una capacidad sensitiva y, por añadidura, erotizable.

Si vamos a cuestiones prácticas y hablamos de la respuesta sexual humana y del orgasmo, sabemos que la excitación se va acumulando al estimular el cuerpo hasta el punto de orgasmo. El orgasmo es una habilidad que se aprende y al igual que los hombres saben que existe una zona de su cuerpo, el pene, que es fundamental para alcanzarlo…las mujeres descubren que el clítoris (y no la vagina) es la zona clave para aumentar su excitación y alcanzar el orgasmo femenino.

¡Chicas, mujeres, el clítoris existe! y sin él es muy difícil el orgasmo. La biología lo señala así, por tanto el coito o penetración resulta una práctica poco eficaz o bastante más difícil para que una mujer llegue a su orgasmo y muchísimo más complicado (lo desaconsejo en terapia) para que lo descubra si no lo ha experimentado nunca. Lo dejo dicho una vez más.

2-DERECHO A LA IGUALDAD SEXUAL

Soy igual a la otra persona si me conozco, si me descubro y me afirmo en lo que me gusta y prefiero sexualmente. En caso contrario no hay igualdad posible. Hace años me decía una mujer que, para ella, la sexualidad no era darse placer mutuamente sino compartir placer, cada cual lo que le gusta y prefiere aprendiendo a disfrutar juntos. Y si no sé lo que me gusta ya hay desigualdad y dependencia del otro.

Y añadía: «Queda todavía mucho por hacer para llegar a la  IGUALDAD SEXUAL entre mujeres y hombres mientras algo tan sencillo como coger un espejo y mirarse entre las piernas signifique todavía un reto o algo impensable para tantas mujeres adultas hoy en día».

¿Qué está pasando? Nos han secuestrado el cuerpo, lo hemos llenado de complejos y si, además no me toco con placer y aceptación, difícilmente desarrollaré mi propia sexualidad. Sorprende la cantidad de mujeres que no se masturban o no lo han hecho nunca solas y que delegan en la pareja toda su expresión sexual.

La masturbación es un camino de afirmación sexual. Es fundamental que las mujeres sean conscientes de su capacidad de placer sexual y de cómo es su propia sexualidad. Que conozcan su cuerpo secuestrado y relegado a un segundo plano en relación a la sexualidad masculina.

Entre otras cosas porque el ORGASMO no llega solo y se descubre por experimentación. Si se sigue reprimiendo la masturbación en las mujeres se impide que descubran su cuerpo erótico y que puedan desarrollar la habilidad del orgasmo.

El derecho a la igualdad sexual requiere que las mujeres recuperen el protagonismo sobre su propio cuerpo erótico y decidan cómo quieren vivir y expresar su erotismo. Demasiadas generaciones de mujeres han vivido su sexualidad desde esquemas masculinos excesivamente centrados en lo genital y la penetración rápida. Esto apaga la erótica femenina, empobrece la masculina y, a la larga, produce insatisfacción sexual y dificultades en el DESEO y en la fase de excitación y orgasmo.

3-DERECHO A LA ANTICONCEPCIÓN

Pareciera que ya se ha logrado todo en este campo pero no es así. Sexo y miedo al embarazo son dos realidades que no deberían ir juntas  gracias a la información sexual. Pero todavía no es así, el temor a un embarazo no deseado sigue siendo el principal miedo en relación al sexo en personas de todas las edades y sobre todo entre la gente más joven.

Sigo recibiendo muchísimas preguntas de personas preocupadas por el temor a un posible riesgo de embarazo que me preguntan sobre aspectos sin ninguna base científica. Nuevamente la falta de información campa a sus anchas…que si el líquido preseminal puede fecundar, que si algo de semen sobre la ropa puesta lleva algún riesgo…que si la marcha atrás es un método anticonceptivo fiable…en fin, que el miedo campa a sus anchas y nos hace sufrir innecesariamente.

Los hombres seguimos sin asumir la corresponsabilidad contraceptiva y presionando para no usar el preservativo, escurriendo el bulto con excusas como que «quita placer» u otros argumentos sin  ningún sentido. Este tipo de preguntas apunta a que muchísimas parejas siguen sin practicar SEXO SEGURO y después se preocupan convirtiendo el sexo en un campo de temores innecesarios.

Para terminar únicamente señalo que es la suma de éstos y otros derechos la manera que nos va a permitir llegar al punto principal del tema de hoy: poder alcanzar esa libertad sexual que reconozca las diferentes formas de expresión o vivencia sexual como algo normal y digno desde un marco de respeto mutuo.

♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥

Portada del libro "Sexualidad masculina ¿hombres o titanes?", de Fernando Villadangos

Tienes mi libro  «Sexualidad Masculina: ¿Hombres o Titanes?» disponible en Amazon y toda la información del mismo pinchando en el enlace.

Te invito a suscribirte a mi web informacionsexual.com y al PodCast sobre Sexualidad y Pareja que hemos preparado.

4.9/5 - (38 votos)

Hablemos

Sexología-en Granada

Si tienes alguna cuestión que te inquiete sobre sexualidad o la pareja, te animo a que me la consultes a través de nuestra página de contacto.

Fernando Villadangos

Trabajo desde 1989 con ilusión y profesionalidad como psicólogo clínico y sexólogo. Cada día comparto con las personas y parejas que acuden a mi consulta sus conflictos y problemas, temores y sufrimiento pero, también, su capacidad de luchar y de no rendirse, su capacidad de seguir adelante. Te ofrezco más de 30 años de experiencia a tu servicio.

6 comentarios en «LIBERTAD SEXUAL, LIBERTAD PARA AMAR (Podcast Episodio 35)»

  1. Tenemos un largo camino por delante, Fernando…sobre todo las mujeres. Para empezar es una pena que una mujer disfrutando de su libertad sexual sea vista por mucha gente (tanto hombres como mujeres, que es lo más triste) como algo negativo: una cerda, una guarra, una cualquiera. Hay demasiado machismo en este mundo a día de hoy todavía como para erradicar eso, estamos en el camino pero dando pasos extremadamente despacio.

    Tambíen pienso que debería de darse mucha más información desde la educación pública, no sólo en talleres específicos para hablar de que hay que practicar sexo seguro, que eso ya se hace pero es insuficiente…sino explicar como vivir una sexualidad saludable y lo importante que es hacerlo y hablar más sobre esto para nornalizarlo.

    El tabú del sexo incluso dentro de nuestra pareja es algo complicado también…cuando propones algo por primera vez y tu pareja pone cara de «qué me estas contando» es difícil explicarlo o volver a proponerlo y por eso muchas veces nos resignamos.

    Esperemos que este camino sea mas corto de lo que parece para conseguir llegar a la meta! Gracias por compartir información 🙂

    Responder
    • Gracias por tu opinión que creo que es la de la mayoría de mujeres que se encuentran con una IGUALDAD teórica y después chocan en su vida con la discriminación sexual por el hecho de ser mujeres.

      Se trata, a mi parecer, de un ESPEJISMO que parece que ya se ha conseguido todo pero lo real es que la EDUCACIÓN SEXUAL sigue sin existir con la naturalidad y la atención que debería tener. Y seguimos, una y otra vez, con esta ASIGNATURA PENDIENTE en la cola de lo que se debería de lograr.

      bueno, yo llevo ya casi 30 años haciendo información sexual y aportando mi granito de arena a que se haga realidad el acceso libre y objetivo a contenidos de calidad para todo el mundo.

      Seguimos hablando, un saludo!!

      Responder
  2. Todavía nos queda mucho camino por recorrer en libertad sexual. Ayer mismo en la cabalgata de reyes se criticaba la participación de unas drags, con distintos argumentos pero en el fondo todos con el mismo: Sois distintos, sois erróneos. En público somos políticamente correctos pero la sociedad todavía tiene mucho que aprender, muchas cosas que aceptar.

    Respecto de los derechos que comentas en el post (información, igualdad y anticoncepción) en mi opinión debe ser en casa dónde se reciba esa información y se hable de sexualidad con libertad, pero también creo que queda mucho hasta que nuestra sociedad esté preparada para eso, dar esta información en el colegio es sólo un primer paso para que podamos romper estos tabues.

    Responder
    • Hola Angel, así es, queda mucho por hacer entre lo que PENSAMOS y las ACTITUDES heredadas de unos tiempos donde había mucha prohibición. Los derechos sexuales existen y están para ejercerlos y tanto en la casa donde se debe educar y en el colegio donde se debe (al menos) informar sobre la sexualidad y propiciar valores de respeto, igualdad y tolerancia.

      No son ideales, estamos haciendo mucho en muchos sitios y logrando que el silencio termine y el acceso a la información también sea un derecho para todas las personas.

      Responder
  3. Creo que este post es fundamental para entender una de las enfermedades sociales más importantes del siglo XXI. Estamos caminando, cada vez a más velocidad, hacia una sociedad hipersexualizada. Pero sin haber superado los tabúes impuestos y sin haber garantizado los derechos y la libertad sexual de la que hablábamos.

    Tenemos varios elementos que estudiar. Ronda entorno a nosotras todavía el elemento de «la culpa» judeo-cristiana, la culpa al placer, a disfrutar del sexo, culpa de querer más, de experimentar…. Está la cultura de la seducción femenina (que conecta con silencios que llevan a malinterpretaciones, con una imagen de elegancia, de persona que no se deja llevar, que no quiere el sexo y eres tú, hombre cishetero, el que debe conquistarla). está el elemento de una falta de aprendizaje y de educación sexual junto con una contraeducación a través de la pornografía, donde no sólo hay muchos mitos falsos, sino que se incrementa la cultura de la violación, de la sumisión, etc.

    Este post es muy interesante, pues camina en deshacer eso, en descoser vicios, mitos y culpas. Si, desde luego, queremos buscar una educación sexual que construya sociedades sanas, este post es un buen tema 1.

    Responder
    • Me ha encantado tu reflexión que comparto. Queda mucho por hacer, sobre todo en información y educación sexual. También luchar por las libertades sexuales para que toda persona pueda amar y relacionarse como lo sienta. Pienso que nos esperan años y décadas de seguir ganando en libertad, derechos y respeto profundo a los demás. Un saludo

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Fernando Villadangos es psicólogo clínico y sexólogo en Granada

Hablemos

Si vives en Granada o en las provincias circundantes, puedes encontrarnos en:

Calle Pedro Antonio de Alarcón, 13 1º Izquierda
18005

Móvil: 608 670 900

Sígueme y léeme

libro "Sexualidad masculina ¿hombres o titanes?", de Fernando Villadangos

Suscríbete

Únete a mi newsletter, si quieres recibir noticias y más contenido.