Problemas sexuales que rompen parejas: 5 consejos

Soluciona tus problemas sexuales y salva tu pareja

Los problemas sexuales que rompen parejas no deberían suceder. Es cierto que todo problema puede agravarse si no se atiende. Hoy quería hablar de ello presentando tres casos reales atendidos en mi consulta como especialista en Sexología y Terapia de Pareja. Aprovecho para compartir algunos consejos para evitar que esto suceda y poder curarnos en salud.

1. Problemas sexuales que rompen parejas: el tabú del sexo

Ninguna pareja debería romperse por un problema sexual, es algo absurdo y desproporcionado porque los problemas sexuales se solucionan con ayuda especializada. Es curioso que me sigan preguntando a menudo, antes de una primera cita, si realmente existen soluciones eficaces para las disfunciones sexuales. Por supuesto la respuesta es afirmativa y esperanzadora.

En los casos que vamos a ver hubo crisis de pareja grave. Provocada por un problema sexual no comprendido y no atendido durante demasiado tiempo. La falta de información llevó a retrasar excesivamente el momento de buscar ayuda. El tabú que pesa sobre la sexualidad hace difícil el diálogo en pareja cuando sucede una dificultad en las relaciones sexuales. No hablar significa que la confusión y los malentendidos van a crecer. Y eso no ayuda a mejorar en ningún caso.

Cuando sucede un problema sexual y no se habla en pareja crecen los “fantasmas”. Lo que llamo “fantasmas” son explicaciones falsas que sólo empeoran la situación y que debemos eliminar desde el diálogo. Por ejemplo un hombre que ha tenido un episodio de fallo en la erección y teme que se vuelva a repetir. El miedo le lleva a evitar una nueva relación sexual y su pareja, que no sabe nada, puede pensar que ella no es atractiva y que por eso la evita. Por tanto, el primer consejo es atreverse a hablar y reconocer el problema.

2. Los problemas sexuales pueden encadenarse

Un problema sexual no resuelto puede llevar a otro. Esto es muy frecuente. Por ejemplo la eyaculación precoz repetida puede llevar a un episodio de pérdida de erección por los nervios. Esto es algo muy habitual. Y al ir de mal en peor empieza a apetecer menos y puede verse afectado el deseo sexual y disminuir la frecuencia de relaciones. O llegar directamente al bloqueo sexual completo.

El tabú que pesa sobre la sexualidad hace difícil el diálogo en pareja cuando sucede una dificultad en las relaciones sexuales.

En otros muchos casos, la pareja sigue adelante porque se quieren pero arrastran el problema sexual no resuelto. O se conforman con vivir una sexualidad empobrecida o muy limitada. Un problema sexual siempre lleva a un enfriamiento de la libido y del apetito sexual. Los miedos y el temor a repetir una relación sexual frustrante hace que se evite y comienza un círculo vicioso preocupante. A esto se llama ansiedad por el rendimiento. Y la ansiedad, junto con el estrés y el cansancio, son los mayores enemigos del deseo sexual.

Incluso en casos donde puede existir una causa física o enfermedad que dificulte el sexo, la capacidad de sentir y compartir placer sigue intacta y la terapia sexual puede proteger a la pareja de esas situaciones tan difíciles.

3. Problemas sexuales que rompen parejas por sexismo

El caso de María (nombre ficticio), una chica de 25 años abandonada por su novio porque ella no tenía orgasmo. El hecho de que ella no alcanzara su orgasmo hacía que su novio no se sintiera “suficientemente hombre”. Es un caso de confusión de roles, quizás por la juventud e inexperiencia de ambos con poco más de 20 años cada uno. Llegaron a un callejón sin salida: se sumaron la inexperiencia junto con la ansiedad por no lograr el orgasmo y el prejuicio sexista que dice que es el hombre quien tiene que saber dar placer a la mujer.

Un cúmulo de circunstancias los bloqueó y los llevo a la ruptura. Ella, tras su terapia sexual individual y tras haber descubierto la manera de alcanzar su orgasmo no quiso volver con él por su actitud cruel de culpabilizarla y abandonarla por este motivo. Además descubrió que no quería un vínculo de pareja con alguien que la abandonara cuando sucedía un problema.

Los roles de género, sobre todo en parejas heterosexuales, siguen causando confusión y desencuentros. Es hora de abandonar prejuicios que siguen situando a las mujeres en roles de pasividad y a los hombres en posición de expertos. En todo caso, cada persona sabe qué le gusta y la manera peculiar de vivir y expresar su sexualidad.

4. Problemas sexuales de toda una vida

El caso de Alberto (nombre ficticio) es el de un hombre de más de 50 años con un matrimonio de casi 30 y cuya pareja se rompe por causa de su problema de eyaculación precoz. Arrastraron más de 3 décadas un problema sexual que es solucionable en 3 meses.

Esta pareja no pudo disfrutar con calidad de sus relaciones sexuales porque el hombre llegaba al punto de su eyaculación en apenas unos segundos tras la penetración. La frustración se fue acumulando y la negativa del hombre a pedir ayuda junto con su persistencia a no reconocer el problema les llevó a un punto no sostenible.

Problemas sexuales que rompen parejas: 5 consejos 1

Me sigue sorprendiendo que los hombres tardan mucho más tiempo en buscar soluciones que las mujeres. Sobre todo cuando sucede un problema en el área de la sexualidad que es nuestro talón de Aquiles. Muchos hombres sienten amenazada su masculinidad y la autoestima sufre por ello. Y se bloquean como un ordenador. La Sexología es el “botón de reinicio” del sistema gracias a los recursos de la terapia sexual.

Arrastraron más de 3 décadas un problema sexual que es solucionable en 3 meses.

Los problemas sexuales siempre son un problema de dos. Habitualmente se produce una mejoría clara en el plazo de unos dos a tres meses de terapia. Cuando vence el tiempo de intentar solucionarlo por los propios medios y ya no se sabe qué hacer llega el momento de pedir ayuda especializada.

5. Problemas sexuales y paternidad

El caso de Isabel (nombre ficticio), una mujer de 37 años, con un problema de vaginismo o impedimento de lograr el coito o penetración. También acude a consulta tras una ruptura del matrimonio tras bastantes años de sufrimiento por no poder llegar a realizar el coito juntos. El dolor físico en la vagina y algunos consejos incorrectos por parte de especialistas no cualificados les hizo entrar en un bucle de insatisfacción hasta que perdieron el deseo.

Llegada la hora de querer ser padres volvieron a intentarlo y, en este caso, la sexualidad se bloqueó por la ansiedad de no poder lograrlo. A ninguno se les ocurrió pedir ayuda sexológica hasta que fue demasiado tarde.

Yo he ayudado a muchas parejas en este momento crítico de sus vidas donde la penetración no es posible y llega el deseo de ser padres. Es un momento delicado porque el sexo empieza a plantearse como una tarea o una obligación y termina de matar el deseo y el sentido lúdico y de disfrute.

También es verdad que el hecho de ser padres por primera vez significa un reto a la propia estabilidad de la pareja. Pasamos de ser dos a ser tres y la crianza absorbe todo el tiempo y energía disponible.

En resumen, podemos señalar los puntos siguientes:

  • El tabú del sexo todavía tiene el efecto de pensar que no existen soluciones y que esas cosas no se arreglan. Esto lleva a esperar demasiado sin pedir ayuda.
  • La vergüenza sexual también retrasa bastante el paso de llamar a un profesional de la Sexología y pedir ayuda. Esto hace que los problemas sexuales se encadenen y surjan otros nuevos.
  • Cuando no hay comunicación crecen los fantasmas y se complican los problemas. La comunicación y el diálogo son algo importante para mejorar.
  • A los hombres les cuesta mucho más reconocer que tienen un problema, sobre todo en la propia sexualidad.
  • Los problemas sexuales tienen solución acudiendo al especialista adecuado. No lo dudes y evita sufrir sin necesidad si algo no va bien en esta parte tan importante de la persona, de la pareja y de la vida.

Problemas sexuales que rompen parejas se escribió aportando 3 casos clínicos con nombres figurados para salvaguardar el anonimato y la estricta confidencialidad. Se ofrecen como ejemplos para otras personas que atraviesen situaciones similares y permita aprender de la experiencia ajena y de forma constructiva.

Si has llegado leyendo hasta aquí es seguro que este tema te interesa. Puedes dejar tu comentario o pregunta a continuación. Te lo agradezco pues servirá de ayuda a otras personas con preguntas o dudas similares.

Hablemos

Sexología-en Granada

Si tienes alguna cuestión que te inquiete sobre sexualidad o la pareja, te animo a que me la consultes a través de nuestra página de contacto.

Fernando Villadangos

Trabajo desde 1989 con ilusión y profesionalidad como psicólogo clínico y sexólogo. Cada día comparto con las personas y parejas que acuden a mi consulta sus conflictos y problemas, temores y sufrimiento pero, también, su capacidad de luchar y de no rendirse, su capacidad de seguir adelante. Te ofrezco más de 30 años de experiencia a tu servicio.

4 comentarios en «Problemas sexuales que rompen parejas: 5 consejos»

  1. Muy interesante todo el contenido, me ha gustado mucho los casos que has mostrado para entender mejor las cosas.

    Me quedo con el doble mensaje de que los problemas sexuales tienen buena solución y que se debe pedir ayuda cuanto antes.

    Por favor sigue aportando con esta calidad y cercanía.

    Responder
    • Hola Carmen, así es, es muy triste que una terapia sexual para solucionar un problema en pocos meses se convierta en una terapia de pareja en crisis de separación por el daño acumulado de años sin atreverse a pedir ayuda.

      Son dos cosas diferentes pero una puede llevar a la otra. Lo dicho, si hay un problema y la pareja ha agotado sus recursos propios para solucionarlo y no lo consiguen lo mejor es acudir a un especialista y ponerse en sus manos. Un saludo!

      Responder
  2. Muy interesante el post! Creo que es muy importante destacar que hay un punto de no retorno, que se comenta varias veces en el post….Acudió o acudieron demasiado tarde… La importancia de atajar con valentía los problemas que se puedan presentar para que no se vayan complicando y alimentando la apararición de nuevos problemas es crucial. Que necesario sería tener una asignatura de esto en los institutos, por favor…..Cómo cambiarían las cosas…

    Responder

Deja un comentario

Fernando Villadangos es psicólogo clínico y sexólogo en Granada

Hablemos

Si vives en Granada o en las provincias circundantes, puedes encontrarnos en:

Calle Pedro Antonio de Alarcón, 13 1º Izquierda
18005

Móvil: 608 670 900

Sígueme y léeme

libro "Sexualidad masculina ¿hombres o titanes?", de Fernando Villadangos

Suscríbete

Únete a mi newsletter, si quieres recibir noticias y más contenido.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest