Los Piropos ¿Son Violencia de Género? (Podcast episodio 47)

Los Piropos ¿Son Violencia de Género? (Podcast episodio 47) 1

Los piropos pueden ser una forma menor de Violencia de Género. Puede parecer algo exagerado plantear esto pero es seguro que muchas mujeres se sienten violentas cuando las piropean desconocidos por la calle. ¿Lo habías pensado?

En este documento vamos a hablar sobre ello. Lo he planteado como una conversación de hombre a hombres en torno de la fecha del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, aportando a unas relaciones más respetuosas e igualitarias entre mujeres y hombres.

Las mujeres no son flores a las que haya que admirar y decirles cosas bonitas. Son personas a las que hay que respetar. Los hombres que piropean no parecen darse cuenta de lo fuera de lugar de su comportamiento. Existe un problema de contexto que pasa inadvertido y que explico a continuación.

Los piropos son violencia psicológica porque provocan que una mujer tenga que soportar que hombres desconocidos, en público o en privado, le digan cosas supuestamente halagadoras y fuera de contexto. Si estamos en un bar de ligue o en una discoteca puede entenderse que alguien desconocido se acerque y entable conversación diciéndote algo agradable. Pero al pasear por la calle o hacer la compra en el supermercado está fuera de lugar. Y mucho más si es de noche, vas sola por la calle y empiezan a decírtelo a gritos. Denigrante y para asustarse.

Puede interesarte Maltrato Psicológico: Técnicas de autodefensa emocional

¿Por qué algunos hombres piropean a las mujeres?

Ya hemos dicho que los piropos están fuera de lugar, provocan incomodidad, miedo, desagrado y pueden violentar a las mujeres. Aún así gozan de cierta permisividad en lo social que los sigue justificando y alentando. En general se reconoce como algo ya bastante desfasado, propio de otros tiempos y reliquia de un pasado donde se admiraba a la mujer (lo de las flores). Pero se sigue justificando.

Hay dos tipos de hombres que piropean. Los que se dan cuenta de que violentan y ponen en una situación incómoda a las mujeres y los que no. A los primeros les resulta divertido hacerlo. Parecen disfrutar al ejercer ese poder machista incomodando a las mujeres y comentándolo también entre otros hombres que les siguen el juego. De tú a tú no suelen atreverse. Curioso ¿Verdad?

Y luego están los que no se dan cuenta del efecto de su comportamiento, lo cual es más grave si cabe por lo inconsciente y arraigado de estas actitudes inapropiadas. Que un hombre necesite reforzar su virilidad o su autoestima acosando a una mujer dice bien poco acerca de su valía personal y lo descalifica como persona.

¿Hombres o Machos?

Yo siempre digo que el hombre integra e incluye al macho interior. Un hombre no necesita hacer alardes de su masculinidad para sentirse seguro en su identidad y de su virilidad. Quien se siente inseguro es quien precisa demostrarlo de forma constante y empieza a comportarse de forma incorrecta.

Por tanto, los piropos son conductas que violentan. Y la violencia está en que las mujeres tienen que soportarlos en un contexto machista (de machos) que lo justifica y encubre con un barniz de normalidad donde, además, debe sentirse halagada.

Cada vez somos más los hombres que tomamos conciencia del sexismo cultural en que vivimos. Cada vez somos más los hombres que reconocemos la necesidad de un cambio radical en los roles sexuales que se nos asigna en función del género. Roles sexuales y de género que nos impiden vivir con plenitud y en igualdad como personas completas que somos. Igual que ellas.

MicroViolencias de Género

En un sentido técnico «Violencia de Género» es un concepto definido por Naciones Unidas en su Artículo 1 de la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, de la siguiente manera:

«Todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para las mujeres, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, tanto si se producen en la vida pública o privada»

Como Psicólogo especialista en Psicología Clínica que atiendo a mujeres víctimas de malos tratos suelo añadir que estos comportamientos se producen en un contexto afectivo de una relación de pareja o expareja y que tienen carácter reiterado.

Puede interesarte Amores que matan:terapeutas que curan 

La atención a mujeres que sufren maltrato por sus parejas afectivas es algo conocido y que nos ocupa a l@s terapeutas desde hace mucho tiempo. Hoy en día la novedad es haber convertido en un problema social algo que antes se consideraba un problema privado y condenaba a muchas mujeres al aislamiento y a la falta de protección.

Podemos utilizar el concepto MICROVIOLENCIAS de Género para englobar los piropos y otras muchos comportamientos sexistas de baja intensidad que hacen muchos hombres, a las que no se les da importancia y que violentan a las mujeres.

Os dejo un cuadro que presenté en unas Jornadas sobre Masculinidad e Igualdad a ver qué os parece. Hablaré más sobre ello en el Podcast de Sexología y Pareja en breve.

MICROVIOLENCIAS DE GÉNERO

No asumir ni realizar las tareas del hogar como algo propio de los hombres y escurrir el bulto

Delegar en las mujeres la atención a mayores, enferm@s y niñ@s

Sobrecargar a las mujeres con la crianza y perdernos, por añadidura, una de las mejores cosas que tiene la vida

Consentir el agotamiento de nuestras parejas mujeres con estas actitudes insolidarias e injustas

Exigir que nos cuiden y nos mimen sin corresponder en la misma medida

Reír los chistes machistas

Controlar el móvil, e-mail y poner GPS a nuestras parejas como algo divertido e inocente

Eludir la comunicación y no manifestar nuestros sentimientos

No decir que las queremos y necesitamos

Decir piropos y esperar que los soporten y se sientan halagadas por nuestro ingenio y cortesía

No reconocer nuestras limitaciones en lo emocional y la falta de habilidades de comunicación

Controlar y censurar sus formas de vestir, de pensar, de ser…como menos importantes que las nuestras

Es la hora de reflexionar y eliminar de nuestras vidas estas actitudes que impiden una relación igualitaria y respetuosa entre mujeres y hombres. Darnos cuenta es un primer paso y ejercer actitudes solidarias y sumarnos a la co-responsabilidad en todas las facetas de la vida es algo justo y necesario.

Cuéntame qué te parece todo esto dejándome tu comentario en este post. Gracias.

♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥

Portada del libro "Sexualidad masculina ¿hombres o titanes?", de Fernando Villadangos

Tienes mi libro  «Sexualidad Masculina: ¿Hombres o Titanes?» disponible en Amazon y toda la información del mismo pinchando en el enlace.

Te invito a suscribirte a mi web informacionsexual.com y al PodCast sobre Sexualidad y Pareja que hemos preparado.

4.8/5 - (49 votos)

Hablemos

Sexología-en Granada

Si tienes alguna cuestión que te inquiete sobre sexualidad o la pareja, te animo a que me la consultes a través de nuestra página de contacto.

Fernando Villadangos

Trabajo desde 1989 con ilusión y profesionalidad como psicólogo clínico y sexólogo. Cada día comparto con las personas y parejas que acuden a mi consulta sus conflictos y problemas, temores y sufrimiento pero, también, su capacidad de luchar y de no rendirse, su capacidad de seguir adelante. Te ofrezco más de 30 años de experiencia a tu servicio.

4 comentarios en «Los Piropos ¿Son Violencia de Género? (Podcast episodio 47)»

  1. Es curioso como comentáis en el podcast que se ha normalizado que se comparta el trabajo en las tareas del hogar o en el mundo laboral pero los cuidados de niños o mayores se asignan todavía a las mujeres de forma generalizada y se ve como normal las situaciones que planteais. Iremos conquistando espacios poco a poco.

    Respecto al tema del post, los piropos, afortunadamente cada vez se escuchan menos, es de agradecer campañas como la que comenta Belén del instituto de la mujer.

    Responder
    • Y post como este que todavía evidencian lo que para muchos es invisible. Es importante crear debate desde el respeto para lograr esa convivencia respetuosa.

      Por cierto, me alegra que hayan sido hombres los que han comentado en este caso, un saludo!

      Responder
  2. Hoy en día, ser testigo de una actitud así, supone pasar un mal rato. Resulta anacrónico, pero aún se vé de vez en cuando.
    Falta mucha educación sexual y afectiva para cambiar esa forma de mostrar lo «hombre» que es uno….
    Lo peor es cuando se produce en un entorno de poder, tipo jefe en el trabajo porque es doble humillación.
    Poco a poco irá calando este mensaje y será socialmente deleznable.
    Muy interesante el post!

    Responder
    • Así es Ricardo, en ocasiones se siente vergüenza de género al ver a otros hombres haciendo el «gallito» en el corral…y en todas las edades.

      Se trata de ser coherente y tenemos, como hombres, una gran responsabilidad en aportar respeto y, si es el caso, hacer notar lo fuera de lugar que quedan ciertas actitudes.

      Un saludo y muchas gracias por participar en el blog con tus aportaciones.

      Responder

Deja un comentario

Fernando Villadangos es psicólogo clínico y sexólogo en Granada

Hablemos

Si vives en Granada o en las provincias circundantes, puedes encontrarnos en:

Calle Pedro Antonio de Alarcón, 13 1º Izquierda
18005

Móvil: 608 670 900

Sígueme y léeme

libro "Sexualidad masculina ¿hombres o titanes?", de Fernando Villadangos

Suscríbete

Únete a mi newsletter, si quieres recibir noticias y más contenido.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest